Cuidados del calzado

Guía para cuidar tus zapatos Gerama de cuero

El correcto mantenimiento a tu calzado determina su vida útil y maximiza tiempo que durarán. La limpieza después de su uso es fundamental para que tus zapatos Gerama de cuero permanezcan como nuevos.

Guía para cuidar tus zapatos Gerama de cuero
Al momento de hacer mantenimiento a tus zapatos, debes cerciorarte del tipo de cuero específico para realizar la limpieza. Esto te permitirá elegir los artículos de cuidado indicado, entre los cientos disponibles en el mercado. Recuerda que debes asear tanto el interior como el exterior de tu calzado. En el primer caso, debes realizarlo siempre en seco para evitar la humedad y proliferación de hongos. Al utilizar cremas comprueba que sea apta para la piel. Si tus zapatos tienen cordones, lo primero que debes hacer es quitarlos y lavarlos aparte. 

Zapatos de gamuza, Nobuck o carnaza.

Para cuidar tus zapatos de gamuza debes adquirir un cepillo de gamuza y pasarlo por el exterior del calzado cuando esté seco. Hazlo siempre en la misma dirección. En caso de tener una mancha, realiza la tarea vigorosamente. De igual forma, te recomendamos aplicar aerosol protector de gamuza antes de estrenarlos y cuando estén limpios.

En caso de que estén manchados, para la gamuza oscura puedes utilizar un borrador de goma ejerciendo presión suave. Si el material es claro debes vigilar siempre que las herramientas de limpieza estén muy limpias. De igual forma, para eliminar manchas difíciles usar una pequeña cantidad de vinagre blanco con un paño. Deja secar completamente y luego cepilla.

Zapatos cuero liso Napa o Sevillano.

Este material es típico en mocasines. Se caracteriza por ser un cuero rígido. El polvo es su principal agente perjudicial ya que se adhiere a sus juntas. Se recomienda lavar en seco con un poco de limpiador ligero en gel. Lo ideal es frotar en movimientos circulares. Haciendo uso de un cepillo de dientes o de uñas.

Para eliminar manchas en este tipo de material, te sugerimos aplicar vaselina con un paño que no deje pelusas. Una toalla de microfibra sirve para realizar el trabajo. Si el caso es nutrir el calzado, utiliza una esponja y emplea cera neutra para zapatos. Realiza movimientos circulares siempre.

Zapatos de cuero graso Sheraton.

Para mantener el brillo y la flexibilidad de la piel grasa hay que alternar las técnicas de limpieza en seco y húmedo. Lo primero que debes hacer es eliminar el exceso de polvo o barro que puedas recoger con un paño húmedo. Luego, con la misma toalla escurrida, frota las manchas. Y por último, retirar la humedad con un paño seco que no deje residuos.

Para mantener el cuero elástico y evitar las grietas, aplica una capa de cera neutra. Además, debes lustrarlo con un paño. Si deseas protegerlo de las manchas de agua, te sugerimos utilizar un impermeabilizante en aerosol.

Zapatos en cuero Charol o Florentic.

estos son cueros impermeabilizados con capas de barniz de poliuretano. Esta técnica le concede su brillo característico. Este tipo de calzado merece un cuidado especial. Deben guardarse en bolsas de tela que te damos con tu compra, para evitar rayones.
Puedes quitar la suciedad de estos zapatos utilizando una tela suave. Si tiene una mancha puedes humedecer el trapo con agua y luego secar la zona con uno paño seco del material indicado.
también sirve una mezcla de agua con vinagre. Para conservar el brillo de tus zapatos de charol aplícales un poco de vaselina con una mota de algodón.

Cuidados generales del calzado de cuero.

Limpia antes de guardar. Es indispensable que guardes tu calzado de cuero sin restos de polvo, lodo, manchas de agua u otro agente que pueda dañarlos. Realiza una rutina de limpieza posterior a su uso.
Almacena adecuadamente. Te sugerimos guardar sus zapatos en un lugar donde no queden expuestos a luz solar, no debe haber excesos en las temperaturas. El armario, el zapatero o debajo de la cama, son sitios idóneos.
Evita guardar zapatos húmedos. Almacenar el calzado sin haber secado puede ocasionar que se deforme y que adquieran mal olor.
No envuelvas en plástico. El calzado de cuero debe respirar, si lo vas a envolver debe ser en papel sin ácido. El plástico deforma y destiñe las pieles.
Evita colocar un zapato sobre otro, ya que podrían rayarse.
Verifica los productos. Antes de aplicar cualquier químico de limpieza a tu zapato, verifica que sea el adecuado para el material. Si todavía tienes dudas, haz la prueba en una zona pequeña que no sea muy visible.
Ten cuidado donde pisas. No es recomendable que lleves tu calzado de cuero en días lluviosos, cuando hay charcos. También debes evitar el césped si son de charol.

Recomendaciones de uso.

Parte de la conservación de tu calzado también depende del buen uso que les des. Además de tener cuidado con los sitios en donde lucirás tus zapatos de pieles, también es importante cuidar del interior de los mismos. Tu higiene y el estado de pie juegan un papel fundamental.